Ya son 92 años, está muy viejita y con un deterioro neurológico bastante avanzado, prácticamente ya no puede sostener una conversación y se limita a seguir instrucciones que se le dan.

Es el día de la madre, pero no puedo evitar sentirme triste.

Publicaciones Similares